Panna Cotta de Chocolate

  • Panna Cotta de Queso

  • Panna Cotta de Caramelo

  • Panna Cotta de Chocolate

  • Panna Cotta de Café

  • Panna Cotta de Vainilla


  • "Panna Cotta de Chocolate"

    Panna Cotta de Chocolate



    Seguro que esta panna cotta de chocolate es una de las mejores que habrás probado, es sin duda la preferida por los más pequeños de la casa. Tiene un sabor muy bueno gracias a la mezcla del chocolate.

    Ingredientes:

    . Nata líquida, 300 ml
    . Leche entera, 150 ml
    . Azúcar glas, 50 gramos
    . Gelatina, 4 láminas
    . Chocolate para postres, 115 gramos


    


    Preparación:

    Esta receta es ideal tanto para los niños como para quienes sean muy chocolateros, ya que a la receta tradicional le añadimos chocolate para fundir para conseguir una mezcla de sabores realmente sorprendente. Aquí te detallamos como hacerla en casa de forma sencilla y paso a paso. Si tienes todos esos ingredientes, anímate y ponte ya a hacerla.

    Como siempre que preparamos panna cotta, lo primero que hacemos es poner las láminas de gelatina a hidratar en abundante agua fría, ya que tardan un poco en estar listas para usar, así que vamos con los demás pasos mientras se hidratan. Si no tienes gelatina en láminas puedes usar la que tengas, pero ten cuidado con la cantidad que empleas.

    Con la gelatina ya en remojo, vamos a poner a fuego medio un cazo en el que echaremos la nata, la leche, el chocolate para postres bien troceado y el azúcar, a ser posible que sea azúcar glas, que da una mejor textura a nuestra panna cotta. Si no tienes en casa, puedes poner azúcar blanca en una picadora, aunque no queda tan fina como la comprada, queda mejor que usar azúcar blanca directamente.

    Cuando empiece a hervir la mezcla que tenemos en el cazo, rápidamente echamos la gelatina escurrida y con unas varillas vamos a remover enérgicamente para que se disuelva, apartando del fuego el recipiente. La gelatina debe fundirse bien, pero siempre podemos colar la mezcla antes de echarla en los recipientes.

    Rellena unos moldes adecuados para servir la panna cotta de forma individual, vierte la misma en ellos y mételos en la nevera para que cuajen bien, para lo que debes dejarlos dentro sobre unas 8 horas al menos, mejor si es más tiempo, para obtener la textura adecuada. Y una vez estén bien frías ya puedes servir este estupendo postre casero.